Plenitud.

Cuando se ama, se despiertan todos los sentidos al unísono, tal como si escucharan la alarma de un despertador que anuncia la llegada de una espléndida mañana de otoño.

Cuando se ama, los colores de la vida son más relucientes, el brillo del cielo ilumina cada parte del cuerpo, se siente un cobijo cálido y el anhelo de un porvenir afortunado.

Cuando se ama, es preciso dejar de pronunciar palabras, dejar que las miradas lo digan todo, que las manos fluyan al compás de un tacto dulzón, en un recorrido sinfín de ese él que es tal ella, de esa ella que es tal él.

El amor se arraiga tan profundamente en el ser, que genera un fuego eterno que no quema, sino que alumbra todas las paredes vacías de una casa limpia y perfumada; que suaviza las formas y los rasgos cotidianos; que genera la paz de millones de veladoras prendidas al hacer una oración que trasciende el espíritu.

Amar así, en una comunión del cuerpo con el yo interior, provoca que el camino hacia la nueva vida sea un remanso de armonía, un valle en el que cualquier sombra es un descanso y no un símbolo del miedo.

Dichoso aquél que se ama a sí mismo y que ha encontrado en otro alguien, un sitio seguro para reflejar, compartir y celebrar esa plenitud.

DSC_0204

Esta entrada fue publicada el octubre 29, 2013 a las 11:04 pm. Se guardó como Uncategorized y etiquetado como . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Un pensamiento en “Plenitud.

  1. Celebremos la plenitud🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: