A quien corresponda

A usted que gusta de humillar y menospreciar a sus semejantes, como si de superioridad se tratara todo; a usted que presume sus abundantes recursos económicos, pensando que le van a asegurar un espacio confortable más allá de la muerte; a usted, ignorante y soberbio, que abusa del desprotegido, que condena al inocente a sufrir en la miseria; a usted que vive regocijado en su ego, en la fama y en los placeres materiales que le suministran un insoportable calor de estufa; a usted, terco en los pecados, laxo en los principios**; es a usted al que he venido a buscar en este día, me han dado un mensaje que no puede esperar, pues el tiempo apremia, la vida se agota, el karma reclama.

Cuando la muerte venga, hoy, mañana o en noventa años, usted morirá exactamente igual que esos semejantes a los que humilló y despreció, tal vez su caja sea más elegante y su cortejo fúnebre lo lleve a pasear por Les Champs Élysées; eso no importa, qué más da, usted irá por el mismo camino, tendrá el mismo resultado, no habrá ninguna concesión en sus riquezas, ni en su prepotencia.

Me han pedido que le prevenga, que lo llame a la reflexión, pues allá a donde irá de nada le servirá haber sido como fue, con el daño y la maldad generada por su espíritu vil. Lo único que tendrá, además de la nada, del vacío, de una soledad absoluta, serán las risas y el alivio de las personas que sufrieron bajo su yugo, la lucha del arpía por las monedas que dejó y que no le pusieron en los ojos para el Caronte, el agradecimiento de las voces mancilladas.

Después, cuando su materia vuelva a crear otro ser, lo más seguro será que el karma le arrancará a pedazos su pedantería, las groserías, los malos tratos y lo arrojará nuevamente al mundo para que aprenda, ahora del modo difícil, que lo que se le pidió desde el inicio de los días fue su bondad, su templanza, emociones limpias,  compasión, benevolencia, no una cruda lucha de poderes en donde sólo se le hace creer que tiene el control del mundo…entonces qué pequeño será, qué vanos serán sus esfuerzos por creer que es más que los otros.

La realidad es otra incrédulo lector, reflexione, aun está a tiempo…

 

**Charles Baudelaire.

Esta entrada se publicó el abril 5, 2014 en 3:49 am y se archivó dentro de Miscelánea. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: